El valor de una Obra Social

Es un tópico decir que las empresas nacemos dentro de sociedades concretas, con condiciones y problemáticas particulares, y que el éxito de nuestras propuestas depende, en buena medida, de nuestra capacidad para entender y adaptarnos a las mismas. Es un tópico, pero no por ello es menos cierto. Nuestro entorno nos condiciona por completo y, al mismo tiempo, estamos llamados a relacionarnos con él, si aspiramos a perdurar en el tiempo.

Nuestro presente está viviendo el despertar de una conciencia que defiende los derechos de los animales y que lucha por su bienestar, y todos y todas estamos aprendiendo mucho juntos sobre nuestra forma de relacionarnos con ellos, sobre sus problemas, sobre sus tragedias y sobre la forma en que podemos ayudar a paliarlas. 

Entre quienes más han contribuido a cambiar esa conciencia y más han arriesgado y arriesgan por la bandera del bienestar animal, tenemos a protectoras, a asociaciones para la acogida, a alimentadores de colonias… Es por ello que, desde Nutralgape, entendemos que nuestro compromiso con gatos y perros, ha de ir más allá de cuidar cada día un poco más la calidad de nuestros productos hacia la generación de iniciativas que apoyen la labor de esas organizaciones y hacia implicarnos de un modo más directo en iniciativas que contribuyan de un modo eficaz a mejorar su situación.

En Nutralgape, entendemos que una obra social dirigida a ayudar a gatos y a perros no ha de quedarse en una propuesta aislada, sino que tiene que convertirse, a la postre, en un laboratorio de ideas que aspire a ofrecerle cada día a la sociedad nuevas alternativas que la hagan evolucionar hacia lo mejor. Ése es y será, en adelante, nuestro objetivo.

Editor